Alimentación y Emociones

En la primera sesión de la escuela de padres de este curso, tratamos el tema de la alimentación saludable y la relación que tiene con la gestión positiva de las emociones.

Food for a balanced diet
Food for a balanced diet

Verónica Gutiérrez, madre del colegio, nutriologa, profesora de la Universidad Ibero-americana, asociada en perinatología entre otras cosas…

Compartió sus amplios conocimientos con todos nosotros (padres y profesoras) sobre la importancia de establecer una relación positiva entorno al momento de la comida, fundamentalmente la mamá y el bebé, pero sin olvidar al resto de la familia. Puso mucho énfasis en la gestión de las emociones que se manifiestan en este momento tan complejo, dejando claro que si se hace bien y se establecen las responsabilidades que cada miembro tiene en este proceso de aprendizaje (madre-padre-hermanos y bebé), se va a establecer una relación adecuada con los hábitos de la alimentación (postura en la mesa, cantidad de alimento, establecer un tiempo, comunicación con el resto de la familia, etc) que le va a durar el resto de su vida.

Nos manda el resumen de su exposición y una bibliografía que pensamos va a ser de vuestro interés.

Desde aquí expresamos a esta mamá nuestro más sincero agradecimiento por la tarde tan agradable que pasamos, haciendo de estos encuentros un ejemplo de la importancia que tiene para nosotros la relación con las familias.

“Actualmente intervienen numerosos factores sobre la educación de nuestros hijos, en algunos nuestra influencia es limitada sin embargo tenemos poder absoluto en la relación que forjamos con ellos, día tras día, momento tras momento y ahí no hay nada que no podamos hacer.

Al despertarse por la mañana, el desayuno, el bolso del colegio, cuando les abrazamos para quitarles los miedos o para decirles todo lo que significan en nuestra vida.

Aquí es donde cada uno de nosotros tiene el poder de transformación, no soy una madre hablando de lo que cree, existen estudios científicos que demuestran como las relaciones parentales impactan, no solo la emotividad y nuestra psicología sino también nuestra neurobiología.

Uno de los estudios longitudinales más completos de la historia es el que dirige actualmente el Dr. Robert Waldinger en la Universidad de Harvard, han seguido a hombres por 75 años de distintos estratos sociales para estudiar que es lo que nos hace felices puesto que este concepto es el objetivo principal de la mayoría de los seres humanos.

Mediante el análisis de muchas variables se ha podido entender como las experiencias de la infancia afectan en nuestra salud y en nuestro bienestar en la edad adulta.

La conclusión es que las relaciones de calidad son buenas para nuestra salud no solo física, mental y emocional, a pesar de que esta sabiduría viene de miles de años atrás es curioso ver como es tan complicado a veces tenerlas. ?The good life is built with good relationshps?

Sanar lo que hemos heredado, esos legados de carga emocional es un trabajo personal que nos va a permitir fluir en nuestra relación con nuestros hijos.

Cuando perdemos la cordura con nuestros hijos y creemos que son ?malos? es probable que no lo sean aunque parezcan que son, lo que pasa es que ellos han tocado una vieja herida dentro de nosotros.

Propongo ver a nuestros hijos como iguales, como mayores agentes de cambio, ellos son nuestro despertar, nuestros maestros. Propongo que nos detengamos a reflexionar, que nos detengamos a observar para poder conectarnos con nuestra propia abundancia, que confiemos en nuestros hijos, que entendamos su genialidad, sigamos su guía, que nos amemos, nos valoremos y seamos agradecidos.

Relaciones sanas con nuestros hijos que nos permitan fluir en el respeto, un ejemplo que nos ocupa en la edad infantil es la dinámica con la comida.

La división de responsabilidad consiste en que los padres ofrezcan en un lugar adecuado con las herramientas necesarias (plato y cubiertos) además de un entorno sano (no discutir, no televisión…) la comida que hay para ese momento y la responsabilidad del niño es decidir si come o no y que cantidad come.

Cuando una actividad tan importante como es el momento de comer está basada en la confianza y el respeto va a fluir de una forma mas simple, a medida de que los niños van creciendo su curiosidad es el motor más poderoso e involucrarlos en el proceso es una forma de despertar las ganas por probar y experimentar”.

201408-olc-quotes-shefali-1-949x949

BIBLIOGRAFÍA

http://www.ellynsatter.com/resources/DORfeeding.pdf

Secrets of feeding a healthy family : How to eat, how to raise good eaters, how to cook.

Ellyn Satter

The Conscious Parent: Transforming Ourselves, Empowering Our Children

Shefali Tsabary

http://www.ted.com/talks/robert_waldinger_what_makes_a_good_life_lessons_from_the_longest_study_on_happiness/transcript?language=en

Maya Adams, Stanford Universityhttp://justcookforkids.com

¿Pensar o memorizar?

LA MEMORIA

La memoria es un proceso mental necesario para el funcionamiento. Es un almacén que tiene una gran capacidad para almacenar datos, y que nos permite acceder a ellos. La memoria tiene diversos almacenes:la memoria de trabajo, la memoria a corto plazo y la memoria a largo plazo.

La memoria a largo plazo se encarga de almacenar contenidos durante mucho tiempo para que podamos emplearlos cuando los necesitemos. En cambio, los otros dos almacenes son de pasada, se guarda la información un corto espacio de tiempo para usarla o almacenarla. En la mayoría de las ocasiones esa información es usada y desechada, dejando así hueco para nuevos datos. Veamos un ejemplo, este tipo de memoria es el que usamos cuando tenemos que ir a una dirección concreta un día, guardamos la información para saber llegar, pero como no tendremos que volver a ir, una vez realizada la tarea eliminamos esa información. En cambio cuando tenemos que ir a la dirección de nuestros abuelos, por ejemplo, esa dirección queda guardada para siempre, ya que iremos muchas veces y además tiene un significado emocional, incluso si nuestros abuelos se mudan seguiremos recordando la antigua dirección.

Evidentemente es necesario memorizar algunas cosas para agilizar el funcionamiento, sino cada día empezaríamos de cero. Pero ocurre que los datos almacenados en la memoria no se guardan como un archivo de ordenador, como una fotocopia exacta, sobre todo aquellos datos guardados en la memoria a largo plazo. Esos datos son transformados, procesados por nuestra mente y son dotados de un significado, lo que hace posible que se mantengan en nuestra mente. Este procesamiento implica pensar y transformar el contenido.

PENSAR

El pensamiento en otro proceso mental que implica procesar la información, transformarla y crear así un contenido un aprendizaje propio. El pensamiento hace que la información se aprenda de manera significativa y que de este modo se almacene en la memoria a largo plazo de manera permanente. No se trata de almacenar una copia exacta de la información objeto de aprendizaje, sino de guardar una información que cada uno ha elaborado, ha hecho suya a través de su proceso de pensamiento. De este modo al pensar y no guardar una copia exacta podremos dar respuesta a ítems que no sean copia exacta, que supongan elaborar la información.

¿CUAL ES LA DIFERENCIA ENTRE PENSAR Y MEMORIZAR?

La diferencia entre pensar y memorizar radica en el nivel de procesamiento y en el significado que se da a la información. Memorizar implica hacer una copia de la información, se entienda thinkingmonkeyésta o no y guardarla durante un corto intervalo de tiempo en almacenes de paso. Una vez usado el contenido se elimina para dejar espacio libre. Si nos limitamos a memorizar no tenemos aprendizaje. En cambio pensar implica aprender de verdad, implica dotar de significado a los contenidos. Es necesario enseñar a pensar en lugar de memorizar.

¿CÓMO ENSEÑAR A PENSAR?

  • Deja que procesen la información, que experimenten, que se mantengan activos, que se cuestionen, que duden, que fallen, y que doten de significado y de este modo aprendan.
  • Procura que no repitan de memoria pero sí que entiendan los contenidos.
  • Enséñales diferentes maneras de ver los contenidos, pregúntaselos de distintas maneras.
  • Utiliza las preguntas para ayudarles a razonar y pensar.
  • No les des toda la información, guíales e indícales donde buscarla, pero deja que sean ellos los que elaboren sus contenidos.

reflexion-128

¿Abrigo en el coche?

El peligro de llevar al niño con el abrigo puesto en la silla del coche.

Os dejamos este artículo que hemos encontrado, y que más de uno quizá no lo sepa. Esperamos que lo pongáis en práctica. Un gesto tan sencillo como quitarle el abrigo puede salvar sus vidas.

nino-abrigo-test-p

Es invierno. Hace frío. Decides salir de viaje y sientas a tu hijo en la sillilta. La sillita está perfecta. Homologada, del tamaño adecuado. No tienen ninguna duda sobre la seguridad de tu hijo. Sólo te queda abrochar bien el cinturón y listo. Pero… ¿le quitaste el abrigo?

Muchas personas sientan a los niños en su sillita con el abrigo puesto, sin darse cuenta de que este simple gesto puede poner el peligro la vida del pequeño. Te explicamos por qué.

Tal vez no nos parezca para tanto. Si el niño tiene frío, ¿por qué no sentarle en su sillita con el abrigo puesto? Sin embargo, esta decisión puede ser muy peligrosa para él. El abrigo, ejerce una ‘barrera ficticia’ entre el niño y el cinturón de seguridad. Apretamos el arnés, pero en realidad lo apretamos sobre el abrigo mullidito, no sobre su cuerpo. En realidad, el abrigo, es mucho más fino de lo que aparenta. Al final es como es una cámara de aire que ante un impacto ‘se desinfla’. El resultado: el arnés del pequeño está suelto. Queda espacio suficiente para que el niño salga despedido del vehículo.

Las pruebas realizadas en simulación de un accidente con muñecos que presentan niños sentados con el abrigo puesto, son escalofriantes. A cámara lenta, puede observarse con total nitidez el efecto a sólo 50 kilómetros por hora. El muñeco sale despedido del coche.

Video de la simulación de un accidente de coche con un niño con abrigo puesto. Pincha aquí para ver el vídeo.

Es bastante evidente, ¿verdad? Tal vez nunca nos paramos a pensar en ello, pero basta con que ocurra un a vez para que ya no haya vuelta atrás. Llevar a nuestro hijo sentado en su sillita con el abrigo puesto, aumenta hasta en un 80% la posibilidad de que pueda salir despedido del coche ante una frenada brusca.

¿Cómo saber si el cinturón está bien ajustado? Los expertos recomiendan esta prueba: si puedes pasar dos o más dedos por debajo del cinturón a la altura del hombro, tu hijo no está seguro.

Evidentemente. todo esto está en consonancia con el grosor del abrigo. Cuanto más mullido sea, más peligroso para el niño. Pero ante cualquier duda… Lo mejor, si el niño tiene frío, tal y como hemos visto, es echarle el abrigo por encima. O una manta. Mucho mejor esto que tentar a la suerte, ¿no crees?